jueves, 1 de septiembre de 2016

Juan Gabriel / Hasta que te conocí


video


Juan Gabriel

HASTA QUE TE CONOCÍ

No sabía de tristezas, ni de lágrimas,
ni nada, que me hicieran llorar.
Yo sabía de cariño, de ternura,
porque a mí desde pequeño,
eso me enseñó mamá, eso me enseñó mamá,
eso y muchas cosas más.
yo jamás sufrí, yo jamás lloré,
yo era muy feliz,
yo vivía muy bien.
Yo vivía tan distinto, algo hermoso,
algo divino, lleno de felicidad,
yo sabía de alegrías, la belleza de la vida,
pero no de soledad, pero no de soledad,
de eso y muchas cosas más.
Yo jamás sufrí, yo jamás lloré,
yo era muy feliz,
yo vivía muy bien.


Hasta que, hasta que te conocí,
vi la vida con dolor
no te miento fui feliz,
aunque con muy poco amor.

Y muy tarde comprendí,
que no te debía amar jamás
porque ahora pienso en ti,
mucho más que ayer, pero mucho más.

Hasta que te conocí,
vi la vida con dolor
no te miento fui feliz,
aunque con muy poco amor.

Y muy tarde comprendí,
que no te debía amar
porque ahora pienso en ti
mucho más que ayer, pero mucho más.

Yo jamás sufrí, yo jamás lloré,
yo era muy feliz, pero te encontré.

Yo jamás sufrí, yo, pero desgraciadamente
era una noche como esta, cuando te encontré

Yo no quiero que me digas
si valió o no la pena
el haberte conocido
porque no te quiero ver
y es que tu fuiste muy mala
si muy mala conmigo
por eso no te quiero
no te quiero ver jamás. 

Ya no quiero que me digas
si valió o no la pena
el haberte conocido
porque no te quiero ver
y es que tu fuiste muy mala
si muy mala conmigo
por eso no te quiero
no te quiero ver jamás.

Ya no quiero que me digas
si valió o no la pena
ay haberte conocido
porque no te quiero ver
y es que tu fuiste muy mala
si muy mala conmigo
por eso no te quiero
no te quiero ver jamás.

Ya no quiero que me digas
si valió o no la pena
ay haberte conocido
porque no te quiero ver
y es que tu fuiste muy mala
si muy mala conmigo
por eso no te quiero
no te quiero ver jamás.

No te quiero no, no te quiero no
No te quiero no, no, no noooooo
No te quiero no, no te quiero no
Que No te quiero y no te quiero y no te quiero ver (x6) 




Juan Gabriel / Costumbres / Rocío Durcal

video
Interpretación de Rocío Durcal

Juan Gabriel
COSTUMBRES
Versión de Rocío Durcal

Háblame de ti,
Cuéntame de tu vida.
Sabes tú muy bien
Que yo estoy convencida.

Sé que tú no puedes
Aunque intentes, olvidarme.
Siempre volverás una y otra vez,
Una y otra vez siempre volverás.

Aunque ya no sientas más amor por mí,
Sólo rencor,
Yo tampoco tengo nada que sentir
Y eso es peor.

Pero te extraño, también te extraño.
No cabe duda que es verdad que la costumbre
Es más fuerte que el amor.

Sé que tú no puedes,
Aunque intentes, olvidarme.
Siempre volverás una y otra vez,
una y otra vez siempre volverás.

Aunque ya no sientas mas amor por mí,
Sólo rencor,
Yo tampoco tengo nada que sentir
Y eso es peor.

Pero te extraño, cómo te extraño.
No cabe duda que es verdad que la costumbre
Es mas fuerte que el amor.

No cabe duda que es verdad que la costumbre
Es mas fuerte que el amor.







Juan Gabriel / Así fue

video


Juan Gabriel
ASÍ FUE

Perdona si te hago llorar
perdona si te hago sufrir
pero es que no está en mis manos
pero es que no está en mis manos
me he enamorado, me he enamorado
me enamoré


Perdona si te causo dolor
perdona si te digo adiós
cómo decirle que te amo
cómo decirle que te amo
si me ha preguntado
yo le dije que no
yo le dije que no

Soy honesto con ella y contigo
a ella la quiero y a ti te he olvidado
si tú quieres seremos amigos
yo te ayudo a olvidar el pasado
no te aferres, ya no te aferres
a un imposible, ya no te hagas
ni me hagas más daño, ya no
Tú bien sabes
que no fue mi culpa
tú te fuiste sin decirme nada
y a pesar que lloré como nunca
ya no seguías de mí enamorada
luego te fuiste
y que regresabas
no me dijiste
y sin más nada
por qué, no sé, pero fue así

Te brindé la mejor de las suertes
yo me propuse no hablarte y no verte
y hoy que has vuelto ya ves
sólo hay nada
ya no debo
no puedo quererte
ya no te amo

Me he enamorado de un ser divino
de un buen amor que me enseñó
a olvidar y a perdonar

Soy honesto con ella y contigo
a ella la quiero y a ti te he olvidado
pero si tú quieres seremos amigos
yo te ayudo a olvidar el pasado
no te aferres, ya no te aferres
a un imposible, ya no te hagas
ni me hagas más daño, ya no

No, no, no, no, no, no...



miércoles, 31 de agosto de 2016

Juan Gabriel / Querida

video


Juan Gabriel

QUERIDA

Querida,
Cada momento de mi vida
Yo pienso en ti más cada día
Mira mi soledad
Mira mi soledad
Que no me sienta nada bien
Oh ven ya


Querida,
No me ha sanado bien la herida
Te extraño y lloro todavía
Mira mi soledad
Mira mi soledad
Que no me sienta nada bien
Oh ven ya


Querida,
Piensa en mí sólo un momento y ven
Te da cuenta de que el tiempo es cruel
Y lo he pasado yo sin ti
Oh ven ya, ah ah


Querida,
Hazlo por quien más quieras tú
Yo quiero ver de nuevo luz
En toda mi casa


Oh oh querida,
Ven a mí que estoy sufriendo
Ven a mí que estoy muriendo
En esta soledad
En esta soledad
Que no me sienta nada bien
Ven


Querida,
Por lo que quieras tú más ven
Más compasión de mi tú ten
Mira mi soledad
Mira mi soledad
Que no me sienta nada bien


Querida,
Querida,
Dime cuando tú
Dime cuando tú
Dime cuando tú vas a volver 
Dime cuando tú
Dime cuando tú
Dime cuando tú vas a volver


Querida
Querida,
Dime cuando tú
Dime cuando tú
Dime cuando tú vas a volver 
Dime cuando tú
Dime cuando tú
Dime cuando tú vas a volver


Ven a mi soledad, tú
Yo no puedo ni me quiero olvidar
Dime cuando tú, hey tú
Dime cuando tú, hey tú





DE OTROS MUNDOS



Juan Gabriel / Lo que se ve no se pregunta / 14 frases





Juan Gabriel

Juan Gabriel

LO QUE SE VE NO SE PREGUNTA

14 frases de Juan Gabriel que podrían ser letras de sus canciones

El Divo de Juárez no sólo nos dejó un gran repertorio musical sino una larga lista de sabias frases sobre la música, la fama y el amor

MÓNICA CRUZ 29 AGO 2016 - 09:39 COT


Pocos son los mexicanos que no se saben por lo menos una canción de Juan Gabriel, el cantautor mexicano que falleció el 28 de agosto de un infarto. Las letras de sus grandes éxitos, algunas alegres y otras desgarradoras, pueden emocionarte, ponerte de buenas, reconfortarte o hasta hacerte llorar. Pero Juanga también era capaz de inspirar a sus admiradores sin cantar. Durante sus conciertos y escasas entrevistas con la prensa, el cantautor compartió algunas reflexiones sobre su vida y su carrera que bien podrían ser parte de alguna estrofa en sus canciones.

Juan Gabriel / Dos hombres, una vida

Juan Gabriel
Juan Gabriel
DOS HOMBRES, UNA VIDA


Alberto Aguilera Valadez y Juan Gabriel tuvieron que habitar en el mismo cuerpo. Ambas personalidades tan diferentes hicieron posible la existencia de una de los ídolos de la música mexicana.

El Espectador
29 de agosto de 2016

Que fue abandonado en un orfanato a los cinco años se sabe. Que aprendió a tocar piano y guitarra con Juan Contreras, el carpintero del lugar, se sabe. Escribió Yo no nací para amar, esa canción que es un himno, escondido en una de las habitaciones del albergue infantil. Fue de sus primeras composiciones: un canto que parece enmarcar la historia de abandono que sufrió en su niñez. Se sabe, también, que comenzó a cantar como Adán Luna en el bar Noa Noa, en Ciudad de Juárez. Pero fue en 1971 cuando esa historia, la de Alberto Aguilera Valadez, se conoció. En 1950 nació Juan Gabriel.

martes, 30 de agosto de 2016

Juan Gabriel / Más grande que su música

Juan Gabriel

Juan Gabriel

Más grande que su música

Cosas que aprendí viajando a México: que bajo ningún concepto, aunque estuvieras rodeado de modernos y rockeros, podías burlarte de Juan Gabriel


DIEGO A. MANRIQUE
29 AGO 2016 - 17:10 COT

Cosas que aprendí viajando a México: que bajo ningún concepto, aunque estuvieras rodeado de modernos y rockeros, podías burlarte de Juan Gabriel. El país entero había alimentado su fibra emocional con las canciones del Divo de Juárez, interiorizando su brava historia de chico pobre hecho a si mismo. Y ninguna broma con su sexualidad.
Juanga era el punto en que discrepaban los que mantenían una visión jerárquica de la República y los que apostaban por asumir la realidad. En 1990, el conflicto estalló cuando anunciaron que Juan Gabriel actuaría en el Palacio de Bellas Artes capitalino, entre murales de Rivera, Siqueiros y Orozco. Toda una conmoción: se veía como una degradación, el triunfo de la estética Televisa.

De donde son los cantantes / Mi vida es una canción de Juan Gabriel


Juan Gabriel
Plaza Garibaldi, Ciudad de México, 2012
Fotografía de Triunfo Arciniegas


DE DONDE SON LOS CANTANTES

“Mi vida es una canción de Juan Gabriel”

México sale a la calle para despedir al último gran ídolo de la canción popular


DAVID MARCIAL PÉREZ
México 29 AGO 2016 - 16:32 COT



Homenaje a Juan Gabriel, en la cantina Tenampa. VÍDEO: EL PAÍS | FOTO: SAÚL RUIZ
Juan Gabriel (2015)
“Mi prima se llama Luisa María porque esa es la canción favorita del papá”, dice Leonor Aguirre. “Mi hijo escucha toda las mañanas sus rolas. Es gay y se siente muy identificado con su música”, dice Jésica Montero. “Cuando me abandonó el papá de mi hijo, me encerré en casa y estuve llorando y escuchando de seguido sus discos”, añade Lucía Ramírez. “Aún amo a ese cabrón. Mi vida es como una canción de Juan Gabriel”.
Extasiados, dolientes y compungidos, un remolino de cuerpos y voces cantaba este domingo por la tarde al ídolo muerto por sorpresa, fuera de México, en California, entre concierto y concierto. Alrededor de su estatua en la plaza Garibaldi, un Juan Gabriel esbelto y de bronce, se corean sus canciones en bajito, como los salmos de una misa.

De donde son los cantantes / Juan Gabriel es un estado del alma


Juan Gabriel en el Paseo de la Fama en Hollywood,
el 10 de mayo de 2002.
Foto de 
ROBERT GALBRAITH

DE DONDE SON LOS CANTANTES

Juan Gabriel es un estado del alma

Su padre enloqueció, se crió en una institución social, fue encarcelado, pero el cantante siempre fue fiel a sí mismo: a un incendio melódico que es (y será) espejo de México


JAN MARTÍNEZ AHRENS
México 29 AGO 2016 - 04:01 COT

Era y es un sentimiento. Juan Gabriel, mucho más que una voz, un compositor o un símbolo, fue un estado del alma. A veces dulzón y cálido, otras roto y llorado. Pero siempre fiel a sí mismo, a un incendio melódico que a lo largo de seis décadas nunca se apagó y que es (y será) espejo de México.
Nacido el 7 de enero de 1950 en Parácuaro (Michoacán), Alberto Aguilera Valadez tocó las teclas del alma mexicana como muy pocos a lo largo de su historia. Y no fue fácil. En un país de sangre y tormento, Juan Gabriel parecía destinado a estrellarse contra el muro de los prejuicios. Frente a las canciones de pelo en pecho, su presencia felina, sus ademanes delicados, sus imposibles y vaporosas camisas, le hacían el candidato perfecto para el escarnio. Pero nada de ello le frenó. Con su música, un desbordante maridaje de guitarras y almíbar, logró quebrar toda resistencia. Por encima de tendencias políticas, más allá de regionalismos e incluso de gustos, hizo de sí mismo un sentimiento compartido en el que gran parte del país se reconocía. Sus conciertos eran acontecimientos masivos que duraban horas y concitaban olas de un entusiasmo ciclópeo. En esos momentos, excesivo y polícromo, era el rey.

lunes, 29 de agosto de 2016

Amores y naufragios / Zelda y Scott Fitzgerald y la resaca de los felices veinte


AMORES Y NAUFRAGIOS

Zelda y Francis Scott Fitzgerald: 

la gran resaca de los felices veinte

La pareja se casó en 1920 en plena apoteosis erótica y literaria. Lo tuvo todo y todo lo perdió




Zelda Sayre y Francis Scott Fitzgerald, en 1921, un año después de su boda. / COLECCIÓN EVERETT
Ni antes ni después, ninguna pareja literaria se codeó con las estrellas como ellos. Tampoco ninguna se despeñaría tan estrepitosamente a la vista de todos. Zelda Sayre y Francis Scott Fitzgerald pasaron del cielo al infierno sin estaciones intermedias. Se amaron mucho y parecieron detestarse aún más, aunque entre sus días de rencor se colaban rayos de ternura y nostalgia. Se bebieron los felices años veinte en todos los sentidos, y acabaron roídos por mezquindades, penurias, adicciones y enfermedades, el signo de los tiempos que arrancaron con elcrashde 1929 y desembocaron en la hecatombe mundial de 1940.

Amores y naufragios / El crash de Zelda y Scott

Zelda Sayre y Francis Scott Fitzgerald

AMORES Y NAUFRAGIOS

El 'crash' de Zelda y Scott


Simbolizaron una época de excesos y libertades, pero también el crash que rompió el mundo a finales de los años veinte. El mito de Zelda Sayre y Francis Scott Fitzgerald vuelve al primer plano literario con la novela Alabama Song, del francés Gilles Leroy. 

Por Guillermo Altares
17 de enero de 2009
Fueron los símbolos máximos de una época en la que pareció que todo era posible, una era que respiraba alcohol prohibido y foxtrot, en la que se empezó a forjar nuestra libertad, un tiempo de felicidad artificial entre el horror de la Primera Guerra Mundial y la barbarie de la Segunda en la que el mundo creyó que podría conseguirlo. Y también encarnaron elcrash del 29, cuando el espejismo se rompió en mil pedazos y el mundo se precipitó al vacío. Pero Zelda Sayre (1900-1948) y Francis Scott Fitzgerald (1896-1940), Scott y Zelda, son mucho más que eso, más que la Generación Perdida; representan el mito de la pasión y del desamor, de la literatura que se funde con la vida, simbolizan el éxito y la tragedia, la decadencia y la caída, el alcoholismo y la locura. Y demuestran, como Rimbaud o como Salinger, que la literatura necesita leyendas.


Scott Fitzgerald_Zelda Sayre

Cioran / Scott Fitzgerald



E.M. Cioran
LA EXPERIENCIA PASCALIANA
DE UN NOVELISTA NORTEAMERICANO:
SCOTT FITZGERALD


La lucidez es en algunas personas un don primordial, un privilegio e incluso una gracia. No tienen necesidad alguna de adquirirla: están predestinados a ella. Todas sus experiencias concurren para hacerles transparentes a sí mismos. Aquejados de clarividencia, ésta les define tanto que la padecen sin sufrir. Si viven en una crisis perpetua, la aceptan naturalmente pues es inmanente a su existencia. En otras personas, por el contrario, la lucidez es un resultado tardío, el fruto de un accidente, de una fractura interior sobrevenida en un momento dado. Hasta entonces, encerrados en una agradable opacidad, se adherían a sus evidencias sin sopesarlas ni descubrir su vacío. Y de repente un día se encuentran desengañados y como lanzados, a pesar de ellos mismos, en la carrera del conocimiento, tropezando entre verdades irrespirables, para las cuales nada les había preparado. De ahí que sientan su nueva condición no como un favor, sino como un “golpe”. A Scott Fitzgerald nada le había preparado a afrontar o soportar estas verdades irrespirables. El esfuerzo que hizo para acomodarse a ellas no carece de patetismo. 

domingo, 28 de agosto de 2016

Amores y naufragios / Philip Roth y Claire Bloom

Philip Roth y Claire Bloom

AMORES Y NAUFRAGIOS

Philip Roth y Claire Bloom: 

¿Quién se queda la mesita auxiliar?

Tras 17 años de convivencia, el escritor y la actriz se divorciaron al estilo de los Rose, con abogados, rencores y golpes bajos



La actriz Claire Bloom y el escritor Philip Roth, en la casa de Connecticut en 1983. / INGE MORATH (MAGNUM PHOTOS)
Durante un paseo frente al Tirreno, la actriz Claire Bloom se volvió hacia su amigo, el escritor Gore Vidal. Le preguntó si le parecía buena idea una relación con Philip Roth.
—Ya has sufrido el mal de Portnoy [en alusión a su catastrófico matrimonio con el productor teatral Hillard Elkins]. No te líes ahora con Portnoy.

Philip Roth / Las pantallas nos han derrotado

Philip Roth
Philip Roth

"Las pantallas nos han derrotado"


Philip Roth es el escritor que encarna como nadie la rabia y el inconformismo de América. Con su nueva novela, Sale el espectro, desmenuza sus fantasmas en plena era de Bush

Las herramientas de la escritura varían según los casos. El lenguaje es la caja de utensilios común de la que todos sacan lo necesario. Pero siempre hay algo que diferencia a unos de otros. En el caso de Philip Roth es la rabia. Puede que ése sea el elemento más idóneo para definir la obra de uno de los escritores vivos que más han marcado en las últimas tres décadas a sus contemporáneos. Pero no se trata de una rabia estéril, de una rabia ciega. Es una rabia que aporta, que construye, que nos ayuda a vivir; una rabia que nos afloja los nudos que llevamos atados al cuello.
En las novelas y en los libros de Roth no hay mucha esperanza: No quiero que la tengan, comenta él mismo, sentado en una estrecha sala de reuniones de la agencia Wylie, la del hombre conocido como El Chacal, que maneja su carrera literaria desde un despacho de la calle 57, en Manhattan. Es un lugar frío donde ni el hecho de que la calefacción funcione a tope consigue despegar el hielo de las paredes.

Philip Roth / Diez libros imprescindibles

Philip Roth según Anderea Ventura


Philip Roth

DIEZ LIBROS IMPRESCINDIBLES

1- «Pastoral Americana»:

Seymour Levov, modelo a seguir por todos los muchachos judíos de New Jersey, gran atleta y mejor hijo, sólido heredero de la fábrica de guantes que su padre levantó desde la nada, ha rebasado la mitad del siglo XX sin conflictos que puedan estropear su dorada Arcadia, una vida placentera que comparte con su mujer Dawn, ex Miss New Jersey, y con su hija Meredith. Y es en este preciso momento,con su vida convertida en un eterno día de Acción de Gracias en el que todo el mundo come lo mismo, se comporta de la misma manera y carece de religión, cuando el Sueco Levov verá derrumbarse estrepitosamente todo lo que le rodea.

2- «El Lamento de Portnoy»:

El largo relato que de sus frustraciones y complejos hace el protagonista, Alexander Portnoy, durante sus sesiones de psicoanálisis. Desde su crecimiento en un típico hogar judío de clase media en la Nueva Jersey de los años cuarenta, hasta su despertar sexual y el desasosiego que le provocan sus problemáticas relaciones con las mujeres, nada escapa a su agudo análisis y amarga autocrítica. Una lúcida e irónica visión, tremendamente divertida, de las costumbres y psicología judías, y del desmoronamiento del sueño americano.

sábado, 27 de agosto de 2016

Rodrigo Fresán / El chiste inmortal de Foster Wallace cumple 20 años

David Foster Wallace
Poster de T.A.
El chiste inmortal de Foster Wallace cumple 20 años

Se reedita, dos décadas después de su publicación, ‘La broma infinita’, la gran novela del escritor estadounidense, el “Kurt Cobain de la literatura” que se suicidó en 2008


RODRIGO FRESÁN
20 AGO 2016 - 17:06 COT

Un fantasma recorre Europa (y el resto de los continentes) y ese fantasma es el de David Foster Wallace. Y su cada vez más vital espectro (su cuerpo nacido en 1962, su alma estrenada en 2008, previo veloz trámite de suicidio) reaparece sosteniendo en sus manos las sagradas escrituras de la novela por la que es más y mejor recordado y, tal vez, peor comprendido y más apresuradamente inmortalizado.
La broma infinita, publicada en 1996, aquí y ahora, figurando en toda lista sobre los hitos jóvenes del fin/comienzo de milenio literario (junto a American Psycho, de Bret Easton Ellis, quien considera a Wallace un farsante sobrevalorado). La broma infinita no pasa de moda porque es una moda en sí misma, y en la web Literary Hub (http://lithub.com/infinite-jest-around-the-world/) puede seguirse su tránsito sin fronteras. Uno de esos libros —como Tristram Shandy,Moby DickEl hombre sin atributosUlises o En busca del tiempo perdido— que permanecen, incluso aunque ni se los abra, en mesas junto a la cama o en listas de promesas a incumplir para el año nuevo. Un tótem/fetiche que se divide entre adoradores u odiadores, entre los que juran por él o lo maldicen, entre los que lo consideran una inventiva Gran Novela Americana o nada más, y nada menos, que el invento de otra novela grande Made in USA.