martes, 16 de enero de 2018

Muere Dolores O'Riordan, la cantante de The Cranberries




 Muere Dolores O'Riordan, 

la cantante de The Cranberries

La artista ha fallecido a los 46 años de forma repentina, según ha informado su representante


Pablo Guimón
Londres, 16 de enero de 2018



Dolores O'Riordan, la inconfundible voz de The Cranberries, una de las bandas más exitosas de los noventa, ha fallecido a los 46 años de forma repentina este lunes, según ha informado en un comunicado el representante de la banda irlandesa, que no ha especificado la causa de su muerte. La artista, intérprete de éxitos como Linger y Zombie, se encontraba en Londres grabando.

The Cranberries / Dolores O’Riordan / "Zombie" y otras canciones



‘Zombie’ y otras canciones clave de The Cranberries y Dolores O’Riordan

Repasamos algunos de los temas más conocidos de la banda y su cantante, fallecida hoy a los 46 años


Dolores O’Riordan, cantante de The Cranberries, ha fallecido hoy de forma repentina a los 46 años. El grupo nació en Irlanda entre 1989 y 1990 y se convirtió en uno de los más conocidos de los años noventa. Tras tres décadas de trayectoria, la banda justo sacó en 2017 Something Else, un recopilatorio con tres temas nuevos y sus canciones más conocidas, en formato acústico. Porque lo cierto es que la muerte de O'Riordan deja detrás de sí un legado de himnos icónicos. Aquí repasamos algunos.
Zombie, 1994. Inevitable empezar por el tema más conocido del grupo. Procedente de su segundo álbum, No Need to Argue, la canción se refiere al conflicto en Irlanda del Norte y en concreto surgió como reacción de protesta ante un atentado del IRA en la localidad inglesa de Warrington en 1993, en el que murieron dos niños. 
Dreams, 1992. Dos años antes, The Cranberries lanzaba el primer sencillo de su album de debut, Everybody Else Is Doing It, So Why Can't We?. O'Riordan es autora de la letra de la canción, así como de todas las demás que compusieron el disco.
Linger, 1993. También salió de Everybody Else Is Doing It, So Why Can't We?. O'Riordan la escribió inspirándose en los recuerdos de su primer beso.
Ode To My Family1994. Forma parte del segundo álbum, No Need to Argue.Lanzado justo después de Zombie, alcanzó cierto éxito internacional aunque sufrió la comparación con el anterior sencillo, que había arrasado en todo el mundo. 
Animal Instinct, 1999. Es de las canciones más célebres de The Cranberries. Muy exitoso fue también el videoclip, que arranca con una madre a quien los servicios sociales quitan la custodia de su hija. Procede de su cuarto álbum de estudio, Bury The Hatchet.
Promises, 1999. Otro caso en el que el vídeo es quizás igual de apreciado que la canción. La grabación de Promises mezcla vampiros, vaqueros, oscuridad y atmósferas del Lejano Oeste para desplegar su rock desesperado.
Just My Imagination, 2009.Todo lo contrario que Promises: es una de las muchas muestras, a lo largo de la carrera de The Cranberries, de que el grupo podía pasar del rock oscuro a himnos llenos de alegría. 
When You're Gone, 1997. Contenida en el tercer álbum de estudio de The Cranberries, To the Faithful Departed, la canción fue escrita por O'Riordan. 
EL PAÌS



Luis Rafael Sánchez / “¡Cuánto me ha marcado el mal gusto!”




Luis Rafael Sánchez

“¡Cuánto me ha marcado el mal gusto!”

El escritor Luis Rafael Sánchez, una de las principales voces de la generación 'posboom', empezó como actor en radionovelas y se siente en deuda con los géneros menores


ANDREA AGUILAR
8 ENE 2015 - 10:19 COT

Luis Rafael Sànchez
Foto de Josè Madera


Dice Luis Rafael Sánchez (Puerto Rico, 1936) que él escribe "con la oreja". Pero cabría pensar que lo hace con la boca, porque este ágil y cálido conversador pronuncia con el mismo cuidado y envolvente ritmo con el que ha construido sus obras de teatro, sus cuentos, ensayos y novelas.
Esta mañana viste una guayabera amarilla, el mismo tono de los cojines de las mecedoras del coqueto balcón de su salón. Confiesa, mientras ríe, que siempre ha pensado que este color le da buena suerte, igual que Gabriel García Márquez, un temprano admirador de Sánchez que quedó atrapado por La guaracha del macho Camacho, la novela de 1976 que le dio a conocer. "Aquel fue un periodo de gran experimentación novelística y lingüística. Había una efervescencia de lo cultural a lo político, un sentimiento de ser contemporáneos de todos los hombres. En esos años se colapsó la virginidad, vinieron las amanecidas, llegaron las primeras afirmaciones provocadoras, ese soy gay, ¿y qué?". A Sánchez no le gustan los guetos, le van los temas del corazón, tiene una risa sonora y una sonrisa abierta. Como en una canción, en la que hay sitio para el melodrama, el requiebro y el sentido del humor, engarza recuerdos, agudos comentarios, y su original punto de vista.
En las estanterías de una sala conserva una copia de la primera edición de Cien años de soledad, porque aunque donó sus libros a la biblioteca de la Universidad de Puerto Rico, donde ha impartido clases, Sánchez guardó los que estaban dedicados. Lo contrario le parecía un desaire.

A Sánchez no le gustan los guetos, le van los temas del corazón, tiene una risa sonora y una sonrisa abierta

Desde hace décadas reparte su tiempo entre Nueva York —"la ciudad del sueño bolivariano, donde se habla el español abracadabra"— y San Juan, en concreto Santurce, ese barrio que despegó en los cincuenta. "Era nuestro pequeño Broadway", apunta. "Había hasta 12 cines, fue nuestra irrupción en la modernidad, era lo mezclado, bastardo y plebeyo, un lugar con fuerte presencia dominicana, un mundo de mudanzas étnicas y de sensibilidad". Y en este Santurce se instaló tiempo después, convertido hoy en "un lugar encantador" con todas las calles que dice que vivió cuando era "un mulato engreído". Sobre aquellos años escribe ahora en el libro de memorias que prepara, Vida, ¡nada me debes!
Su estudio, al fondo de este piso en un condominio de 1939, restaurado, tiene luz y resulta ser un buen espacio para trabajar por la noche, de espaldas a un espejo y con la máquina de coser donde su madre hacía prendas para el bazar de Josefina Reyes, como escritorio. "Mi madre tenía talento para la vida", cuenta. "Mi personaje principal es ella más que nadie. Sabía qué hacer. Cuando algo sale mal pienso en lo que nos decía: 'No se entretengan en el dolor".
Temprano admirador de los novelones Galdós ("tenía hambre de La de Bringas y de Tormento") y de Valle-Inclán, su carrera arrancó como actor en radionovelas. "La radio estaba en su apogeo, yo tenía 17 años y hacía de galancete, de negrito sinvergüenza, de pillo", recuerda. "Tengo una gran deuda con la radionovela. Siempre he pensado que la gente entra a las cosas por el oído. Valoro mucho la voz. La banda sonora de mi existencia es la música popular, los boleros. A mí me formaron los géneros menores, Cervantes y la telenovela. ¿Qué de aquello queda en mí? Sobrevive, me sigue alimentando. ¡Cuánto me ha marcado el mal gusto!".
La llegada de la televisión le dejó sin papeles radiofónicos y aquello le empujó a la universidad. Allí, este renovador de la escena teatral escribió su primera obra, La espera, y obtuvo una beca para ir a la Universidad de Columbia. Hubo un antes y un después de aquel primer viaje en el que vio a Paul Newman en Dulce pájaro de juventud, de Tennessee Williams. Regresó después para hacer un máster, conoció a James Baldwin, siguió escribiendo teatro. "El texto y el contexto cambiaron", recuerda. También pasó por Madrid, donde obtuvo su doctorado en la Complutense. Le gusta Cartagena de Indias, ha vivido en Brasil, en Bogotá —“cuando era una ciudad serena”— e intermitente y constantemente en Nueva York —“esa ciudad me trastornó, me relativizó”—. Y parece que será allí donde se estrenará un musical de la Guaracha del macho Camacho. También tiene pendiente el estreno de Te vistes, te pago, te largas, la primera obra de teatro de la Trilogía al sur del ombligo, en la que trabaja. Defensor de lo heterodoxo, el autor boricua no duda: "La literatura no tendrá más salida que reivindicar la desobediencia, la rebeldía, la inconformidad", escribió en una conferencia pronunciada en la primera Bienal de Novela Mario Vargas Llosa. ¿El futuro? "Hablo del pasado por una razón amarga: impuntual como el señor Godot, el futuro nunca llega. O, cuando llega, llega travestido de presente".


CUESTIÓN DE GUSTOS


A. A.
1. ¿En qué libro se quedaría a vivir? En Don Quijote de la Mancha.
2. ¿A qué escritor invitaría a cenar? A Luigi Pirandello, dramaturgo y novelista, porque me encantan los escritores que abren puertas y nuevos caminos.
3. ¿Cuál ha sido el mejor momento de su vida? Este mismo que estoy viviendo, en que me siento en paz conmigo mismo en relación con mi trabajo.
4. ¿Qué trabajo no aceptaría nunca? Rechazaría cualquier cosa que tenga que ver con el poder, no aceptaría nada oficial, porque tengo desprecio por los artistas oficiales y esa representatividad política.
5. ¿Qué libro o filme no consiguió terminar? Me salí de la última película de Polanski, La venus de las pieles.
6. ¿Qué hizo el último fin de semana? Como tengo como credo de trabajo que escribir es cuestión de borrar, el último fin de semana escribí y borre.
7. ¿Qué está socialmente sobrevalorado? Bueno, la nouveau roman fue algo que te metías como un purgante.
8. ¿A quién darías un premio? A un escritor extraordinario que no sabe que lo es.

EL PAÍS

lunes, 15 de enero de 2018

Huracán Caribe / La identidad cultural de una regiòn contradictoria



Huracán Caribe
ILUSTRACIÓN DE QUINTATINTA



Huracán Caribe

Más allá de las noticias sobre desastres naturales y las afrentas de Donald Trump, una vibrante generación de escritores y artistas redefinen la identidad cultural de una región contradictoria


Iván de la Nuez
12 de enero de 2018

Al inicio de La isla que se repite, Antonio Benítez Rojo recuerda sus jornadas durante la crisis de los misiles. Esos días de octubre de 1962 en los que el mundo estuvo al borde de la hecatombe nuclear gracias al tira y afloja coheteril entre Cuba, Estados Unidos y la Unión Soviética. Fue este, sin duda, uno de los momentos más críticos de la Guerra Fría, recreado más tarde por la literatura, el cine o sus propios protagonistas.

Mayra Santos-Febres / Caribe contradictorio





Caribe contradictorio


El idioma más hablado en las islas es el español y, sin embargo, la cultura fundamental es la afro-antillana


MAYRA SANTOS-FEBRES
12 ENE 2018 - 11:47 COT

La extensión de tierra más amplia en el Caribe es el mar. La lengua más hablada es el español y, sin embargo, la cultura fundamental de nuestras islas es la cultura afro-antillana. El Caribe es contradicción. Las maneras usuales para categorizar una cultura se quedan cortas para entender este circuito que hoy por hoy llamamos “cultura caribeña”. Existen 114 islas que componen el Caribe. Algunas son islas-nación. Tal es el caso de Jamaica o Cuba. En otros casos, dos naciones comparten una isla, como ocurre con República Dominicana y Haití. La frontera que las divide es también licuosa. Esta vez no es el mar el que distancia, sino la lengua. De un lado de la isla se habla español, del otro oficialmente el francés. Hay casos igualmente dramáticos, como el de la isla de San Martín. Con solo 34 kilómetros cuadrados, es parte de dos naciones: la mitad norte pertenece a Francia, y la sur, a los Países Bajos. Es, pues, una isla partida en dos colonias. En ella se habla francés, holandés y papiamento, idioma criollo de base africana. Sin embargo, esa tercera lengua, no oficial, es en la que la gente se entiende cuando cruza varias veces al día una isla que es la memoria viva de toda una historia colonial.

domingo, 14 de enero de 2018

Yo, Trump / El día a día de un presidente en llamas

Donald Trump

Yo, Trump: el día a día de un presidente en llamas

Desmesurado y ególatra, el presidente de EE UU convierte su mandato en un show global


JAN MARTÍNEZ AHRENS
Washington 13 ENE 2018 - 23:22 COT



Donald Trump y su esposa, Melania, bailando.
Donald Trump y su esposa, Melania, bailando. REUTERS

Donald Trump es directo. Entra en cualquier discusión sin preámbulos. Corto y duro. Las presentaciones le aburren. Odia los informes largos. Nada de circunloquios. Todo tiene que ser rápidamente metabolizado. Una estrategia política cabe en un tuit, un acuerdo en una conversación. No hay nada que no pueda ser reducido, compactado, exhibido. Por eso ama Twitter. Y aún más la televisión. Frente a la pantalla pasa, según las reconstrucciones más rigurosas, un mínimo de cuatro horas diarias. Le gusta especialmente la extraplana que hizo instalar en el comedor, y cada mañana lo primero que ve es el conservador Fox and Friends. A partir de ahí empieza a escudriñar, no ya lo que ocurre en el mundo sino lo que el mundo piensa de él. Y si algo no le gusta, brama. Y cuando brama, a nadie se le escapa. Su gabinete, sus generales, sus adversarios, el orbe entero lo descubre al instante.

Brooke Shields denuncia que tiene un acosador desde hace 30 años

Brooke Shields

Brooke Shields denuncia que tiene un acosador desde hace 30 años

La actriz se ha decidido a tomar medidas legales después de recibir regalos sospechosos para sus hijas


EL PAÍS
Madrid 14 JUN 2016 - 05:50 COT


Brooke Shields en la ópera de Viena en febrero de 2016.
Brooke Shields en la ópera de Viena en febrero de 2016. CORDON PRESS

Desde hace 30 años, la actriz Brooke Shields ha estado lidiando con un acosador que vive a solo siete manzanas de su casa. Aunque ha sentido miedo en muchas ocasiones, nunca había sentido que su vida o la de sus seres queridos "estuviera realmente amenazada", hasta ahora. Según el portal Page Six, en los últimos años John Rinaldi ha estado dejando regalos en la puerta de su casa para sus hijas, de 10 y 13 años. En 2015 se decidió finalmente a denunciarlo y ayer la intérprete declaró por primera vez en una vista rápida asegurando que el "obsesivo comportamiento" de Rinaldi se estaba dirigiendo ahora hacia sus hijas.

Salma Hayek desvela que Donald Trump quiso ligar con ella


Salma Hayek


Salma Hayek desvela que Donald Trump quiso ligar con ella

El presidente de EE UU consiguió su teléfono en una cena y trató de convencerla diciéndole que su novio de entonces no era suficiente para ella


Madrid, 12 JUN 2017 - 09:09 COT
Salma Hayek, la actriz de origen mexicano, se encuentra inmersa en la promoción de su última película, Beatriz at dinner dirigida por el puertorriqueño Miguel Arteta, y sus entrevistas están proporcionando titulares que trascienden el entorno cinematográfico. En el encuentro que mantuvo con Trevor Noah en The Daily Show, un espacio cómico de la cadena estadounidense Comedy Central que parodia programas de noticias, el presentador comienza a dar vueltas a una pregunta sin terminar de entrar en materia y llega a decir: “No sé si este personaje puede haber estado influenciado por alguien…” Y Hayek con gracia y soltura dice: "¿Donald Trump?"

Brooke Shields revela la frase que utilizó Trump para pedirle una cita


Brooke Shields

Brooke Shields revela la frase que utilizó Trump para pedirle una cita

El magnate y hoy presidente de EE UU trató, sin éxito, de salir con la actriz justo al conseguir el divorcio de su segunda mujer hace 20 años



EL PAÍS
Madrid 4 OCT 2017 - 13:14 COT

Salma Hayek reveló el pasado mes de julio que hace unos años Donald Trump intentó sin éxito tener una cita con ella. La actriz mexicana le rechazó porque en ese momento tenía pareja, aunque eso no evitó varios intentos frustrados por parte del magnate y hoy presidente de Estados Unidos. Ahora ha sido otra intérprete quien ha revelado en televisión cuál fue la estrategia del neoyorquino para pedirle una cita, y lo curioso es que a Donald Trump tampoco le importó que Brooke Shields tuviera novio en el momento en que intentaba conquistarla.



“Estaba rodando una película y me llamó en cuento tuvo el divorcio [de su segunda mujer, Marla Maples]”, ha contado Brooke Shields en el programa de televisión de Andy Cohen. “Y me dijo: ‘Creo de verdad que deberíamos tener una cita porque tú eres el cielo de Estados Unidos y yo soy el hombre más rico de Estados Unidos. A la gente le encantaría”, le dijo Trump a la actriz, por entonces en pleno auge de su carrera cinematográfica. Según ha contado la actriz, el episodio se produjo poco después de que el magnate firmara el divorcio de Marla Maples en 1999, tras seis años de relación. “Tengo novio, y no va a estar muy contento con ello”, fue el motivo para rechazarle que le dio la actriz, hoy de 52 años, que se ganó el corazón del público estadounidense desde que apareciera en El lago azul (1980).